La baja de paternidad subirá a 12 semanas a partir del 1 de enero de 2020

January 1, 2020

A partir del 1 de enero de 2020, los nuevos padres podrán disfrutar de un permiso de paternidad de 12 semanas, cuatro semanas más que las ocho que se empezaron a conceder a partir de abril de 2019. Además, el periodo para que los progenitores pueda cuidar de sus hijos subirá a 16 semanas en 2021, de modo que la baja se equiparará al de las madres.

 

El año que viene, las cuatro primeras semanas del permiso de los padres se tendrán que coger de forma seguida e inmediatamente después del nacimiento del bebé. Las ocho semanas restantes podrán ser distribuidas a elección del interesado, aunque se tienen que disfrutar dentro del primer año del hijo.

 

La ley amplía el permiso en los casos en los que el recién nacido deba quedarse hospitalizado tras nacer «en tantos días» como esté ingresado, con un máximo de 13 semanas adicionales. Además, ambos progenitores tienen derecho a un permiso de lactancia que equivale una hora de ausencia del trabajo hasta que el hijo cumpla los 9 meses o acumularlas en jornadas completas que podrán disfrutarse de forma simultánea pero que no son transferibles.

 

Para tramitar la prestación de paternidad, el interesado debe contar en primer lugar con el certificado médico de nacimiento del bebé que entregan en el hospital. Además, en un plazo de tres días, se deberá inscribir al recién nacido en el Registro Civil con el fin de actualizar el libro de familia -este paso es voluntario en la actualidad- y obtener la certificación literal de nacimiento. En caso de que la pareja no esté casada, la solicitud la deberán realizar ambos progenitores de forma conjunta. El siguiente paso para los trabajadores por cuenta ajena consiste en pedir el certificado de baja a la empresa, donde se debe incluir el sueldo recibido el último mes.

Una vez recopilados todos estos papeles, el progenitor deberá dirigirse a una oficina de la Seguridad Social ( o realizar los trámites por internet) con los documentos anteriormente citados más la solicitud oficial de la prestación de paternidad, el DNI y el número de cuenta donde realizar el ingreso. Cuando la Seguridad Social apruebe la prestación, enviará una comunicación de aviso por vía postal al beneficiario.

Conviene recordar que las prestaciones públicas por maternidad y paternidad están exentas de abonar IRPF en base a la sentencia del Tribunal Supremo de 3 de octubre de 2018. Los contribuyentes que hayan tenido retenciones por las prestaciones de maternidad y paternidad de 2018 no deben realizar ningún trámite particular. Su declaración de la Renta de 2018, que podrá realizar a partir de este mismo martes, ya incorporará las prestaciones como rentas exentas y las retenciones soportadas serán deducibles, según informa Hacienda en un comunicado.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now